top of page
  • Foto del escritorEquipo trasplante multiorgánico

Trasplante de hígado de donante vivo: Una esperanza de vida



Trasplante de hígado

El trasplante de hígado de donante vivo es una alternativa que ofrece esperanza a aquellos pacientes que necesitan un nuevo hígado para vivir. En este procedimiento, un donante vivo y sano dona una porción de su hígado al receptor, brindándole una segunda oportunidad de vida.

¿Por qué se realiza?


La necesidad de trasplantes de hígado supera con creces la disponibilidad de órganos de donantes fallecidos. El trasplante de hígado de donante vivo ofrece las siguientes ventajas:


  • Reduce el tiempo de espera: Los pacientes no tienen que esperar meses o incluso años por un órgano compatible de un donante fallecido.

  • Mejores tasas de supervivencia: Los hígados de donantes vivos son órganos de mejor calidad en general y tienen una mayor tasa de éxito que los de donantes fallecidos.

  • Menor estancia hospitalaria: Los receptores de un donante vivo generalmente experimentan menor tiempo en el hospital después de la cirugía que los pacientes que reciben un hígado de un donante fallecido.


 

¿Quiénes pueden ser donantes?


Los donantes ideales son adultos sanos que tengan un tipo de sangre compatible con el receptor y que no presenten condiciones médicas que puedan poner en riesgo su salud durante la donación. Los donantes vivos pueden ser:


  • Parientes cercanos: Padres, hijos, hermanos o cónyuges.

  • Amigos o conocidos: Personas con una conexión emocional con el receptor.

  • Donantes altruistas: Personas que desean donar un órgano a alguien que lo necesita sin tener una conexión personal con el receptor.



¿Qué podemos esperar?


Evaluación: Tanto el donante como el receptor deben someterse a una evaluación médica y psicológica exhaustiva para determinar si son candidatos aptos para el trasplante.

Intervención: La cirugía se realiza bajo anestesia general y consiste en la extracción de una porción del hígado del donante y su trasplante al receptor.

Recuperación: El donante y el receptor permanecerán en el hospital durante varios días después de la cirugía. El tiempo de recuperación total puede variar, pero la mayoría de las personas pueden regresar a sus actividades normales en unas pocas semanas.


¿Existen riesgos?


El trasplante de hígado de donante vivo es un procedimiento complejo que conlleva riesgos para el donante y el receptor. Los riesgos para el donante incluyen:


  • Dolor

  • Hemorragia.

  • Infección.

  • Daño a los órganos vecinos.

  • Complicaciones de la anestesia.

  • Reintervenciones (1-2%)

  • Muerte (1 en 5,000)


¡Beneficios!


Los beneficios del trasplante de hígado de donante vivo para el receptor son:

  • Mayor supervivencia.

  • Menor tiempo de espera.

  • Mejora en la calidad de vida.


Si estás en espera de un trasplante hepático, la opción del trasplante de donante vivo puede ser la esperanza que estás buscando.


Te invitamos a agendar una cita para evaluar tu caso y aclara todas tus dudas.

5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page